Buscar
  • Camila Jaramillo Salazar

Requisitos para la eutanasia en Colombia: ¿Qué es una enfermedad terminal?



En la serie de artículos que hemos llamado "Requisitos para la eutanasia en Colombia" encontrará información más completa sobre lo que exige la regulación para acceder a la eutanasia en Colombia. Lo primero que debe saber es que para ejercer el derecho a morir dignamente a través de a la eutanasia en nuestro país, las personas deben cumplir tres requisitos:

  1. Tener una enfermedad en estado terminal.

  2. Sufrir dolores físicos o psicológicos insoportables a causa de la enfermedad que hacen que la persona considere que su vida ha dejado de ser digna de ser vivida.

  3. Manifestar el consentimiento.

En esta nota de blog le contaremos cuatro ideas sobre el primer requisito: tener una enfermedad en estado terminal.


Idea 1. Solo un profesional de la medicina puede establecer la enfermedad como terminal.


No cualquier persona con cualquier tipo de enfermedad puede solicitar la eutanasia. Solamente aquellas personas que tengan una enfermedad en estado terminal pueden ser candidatas para la eutanasia, dado que la enfermedad debe estar diagnosticada por un profesional de la medicina idóneo y capacitado.


Es por esta razón que este es el único requisito que la Corte Constitucional llama objetivo, pues no debe haber duda sobre la condición y no puede ser una percepción de la persona enferma llamar a su enfermedad "terminal" cuando medicamente no lo es.


Idea 2. La enfermedad en estado terminal implica varias condiciones.


Una persona con una enfermedad en fase terminal es definida por la Ley 1733 de 2014 “Ley de Cuidados Paliativos” como:


Todo aquel que es portador de una enfermedad o condición patológica grave, que haya sido diagnosticada en forma precisa por un médico experto, que demuestre un carácter progresivo e irreversible, con pronóstico fatal próximo o en plazo relativamente breve, que no sea susceptible de un tratamiento curativo y de eficacia comprobada, que permita modificar el pronóstico de muerte próxima; o cuando los recursos terapéuticos utilizados con fines curativos han dejado de ser eficaces.


¿Qué significa cada uno de estos términos?


Como lo mencionamos en el punto anterior, la enfermedad debe ser diagnosticada por un profesional de la medicina experto.


La enfermedad debe ser grave. Debe tratarse de una condición de salud importante que lleve a tomar decisiones sobre la muerte. No puede ser cualquier condición de salud, como una gripa. Que la enfermedad sea grave significa que tenga un impacto significativo en las funciones del cuerpo y de la mente y que, dicho impacto, deteriore la calidad de vida de la persona.


En tercer lugar, la enfermedad debe ser progresiva e irreversible porque los impactos que genera avanzan en el tiempo y no es posible impedir o curar ese deterioro. Es decir, se debe tener la certeza médica de que no habrá mejoría y que es cuestión de tiempo de ver completamente deteriorada la salud, la calidad de vida y enfrentar la muerte.


La enfermedad también debe ser incurable. No puede ser una condición que pueda ser tratada fácilmente o que tenga un tratamiento eficaz comprobado. También puede ocurrir que la enfermedad sea tratada pero los recursos médicos no funcionen, como sucede en los casos de recurrencia de cáncer.


Por último, la enfermedad debe presentar un pronóstico fatal próximo, es decir, la muerte debe ocurrir de manera inminente a causa de la enfermedad en un tiempo "corto".


Idea 3. No siempre es fácil determinar cuándo nos enfrentamos a un pronóstico fatal próximo.


El requisito por el cual se exige que la enfermedad cause la muerte en un tiempo “relativamente corto, próximo o breve" no impone un tiempo máximo que aritméticamente tenga que ser cumplido, pues no funciona como una fecha de expiración.


Legalmente no se ha establecido un tiempo específico o una lista de síntomas para determinar qué tan próxima está la muerte.


El ejercicio de pronosticar cuánto tiempo de vida le queda a una persona está lejos de ser objetivo y preciso. Es un ejercicio de comparación con otras personas en circunstancias similares. De hecho, el Ministerio de Salud y Protección Social ha dicho que los médicos fallan 2 de cada 3 veces que hacen estos tipos de pronósticos, unas veces por exceso de optimismo y otras por pesimismo.


La calificación de “relativamente corto” revela la importancia que reviste para el derecho a la muerte digna la libre autodeterminación de la persona, quien es la llamada a decidir qué es para ella “relativamente corto” o “relativamente largo”.


Por eso es clave tener siempre copia de la historia clínica para adjuntarla todas las solicitudes que haga, pues debe haber prueba de los diagnósticos que los profesionales hagan sobre el pronóstico de vida.


Idea 4. A causa del pronóstico fatal próximo, muchas enfermedades que tienen un alto impacto en la calidad de vida, no clasifican dentro del concepto de "enfermedad terminal".


La condición del pronóstico fatal próximo, en la que se espera que la persona va a morir en un tiempo "corto" a causa de la enfermedad, significa que así la enfermedad sea grave, progresiva, irreversible, incurable y mortal la persona no podrá acceder a la eutanasia así haya manifestado su voluntad.


Las personas diagnosticadas con enfermedades como el Alzheimer, Parkinson o Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) no clasifican porque pueden vivir varios años con la enfermedad. Solo hasta que se llegue a un punto de deterioro específico donde se pueda supuestamente pronosticar la muerte la persona podrá solicitar el procedimiento.


Lo anterior quiere decir que, al parecer, prima el pronostico fatal próximo sobre la calidad de vida y el sufrimiento de las personas enfermas.


Con las enfermedades mentales ocurre algo similar. Una persona diagnosticada con esquizofrenia, depresión o bipolaridad, no morirá a causa de esta condición, por ende, no puede acceder a la eutanasia como una opción legal para acabar con el sufrimiento causado por una enfermedad.


Entra a #TomaElControl de DescLAB y consulta toda la información sobre el derecho a morir dignamente en Colombia para tomar decisiones anticipadas. Reflexionar y hablar en la mesa del comedor sobre el DVA para Coronavirus (SARS-CoV-2/COVID-19) es un primer paso para pensar cómo imaginamos el fin de la vida.

90 vistas0 comentarios

SUSCRÍBASE A NUESTRA LISTA DE CORREO

© DescLAB | 2021
Aviso de Privacidad - En cumplimiento de la Ley 1581 de 2012 y el Decreto reglamentario 1377 de 2013, le informamos que los datos personales que usted nos ha entregado serán almacenados, usados, circulados, actualizados y en general tratados con lo establecido en las Políticas de Tratamiento de la Información de DescLAB publicadas en la página web www.desclab.com/privacidad. Si desea ser removido de nuestras bases de datos haga click aquí.