top of page
Buscar
  • Foto del escritorCatalina Cardozo

El duelo anticipado: cuando me despido de mi ser querido en vida



Es común escuchar acerca de los duelos después de la pérdida de los seres queridos y de los sentimientos que los acompañan. Sin embargo, de los duelos en vida no se suele hablar con tanta frecuencia.


¿Qué son los duelos en vida o duelos anticipados?


Suelen ocurrir cuando empezamos a desarrollar el duelo antes de que la persona fallezca porque un ser querido ha sido diagnosticado con una enfermedad terminal, con baja expectativa de vida o cuyos síntomas suponen un deterioro significativo en la calidad de vida.


¿Cómo se si estoy haciendo un duelo anticipado?


Las reacciones comunes en los duelos anticipados suelen estar acompañadas de sentimientos de tristeza, rabia y temor por la futura pérdida. En ocasiones también surge la esperanza de encontrar una cura para la enfermedad del ser querido, de un tratamiento eficaz para los dolores, o de un milagro. Sin embargo, al no hallar esto que tanto se espera, es posible que se genere dolor, frustración y malestar emocional.


En nuestros pensamientos también suele ser común imaginarnos el escenario de muerte de nuestro ser querido y de cómo será nuestra vida después.


Nuestro cuerpo también suele reflejar el duelo a través de síntomas físicos: dolores de cabeza, dolores de espalda, de cuello, problemas estomacales. La ansiedad, por la sensación de impotencia de no poder ayudar al ser querido, puede afectar la capacidad de dormir y descansar al presentar insomnio constante o despertarse continuamente en la noche.


¿Tengo que preocuparme si tengo un duelo anticipado?


Es importante tener en cuenta que cada uno de nosotros reacciona distinto a la pérdida de un ser querido, por lo tanto, desde la psicología se ha encontrado esperado y normal tener procesos de duelo. De hecho, los duelos anticipados permiten al familiar, cuidador o amigo, prepararse para la pérdida, “aprovechar” el tiempo con el ser querido en vida, y procesar con mayor tranquilidad las emociones una vez la persona fallezca. Ahora bien, el hecho de que sea normal tener duelos anticipados no significa que estos no sean dolorosos y que no haya herramientas que nos permitan transitar mejor estos duelos.


¿Qué hacer cuando tengo un duelo anticipado?


+ Tal vez lo más importante es poder ser amables con nosotros mismos, y aceptar y permitir sentir nuestras emociones. Es común que tengamos la responsabilidad de cuidado sobre nuestro ser querido con el diagnóstico y esta situación a veces nos suele hacer pensar que debemos asumir una posición de fortaleza para el ser querido. No obstante, esto nos lleva a evitar sentir nuestras propias emociones y aflicciones. Está bien sentirse triste, está bien ser vulnerable.


+ No tienes que llevar tus sentimientos en soledad. El acompañamiento por parte de profesionales de la salud mental es ideal, sin embargo, reconocemos las dificultades de acceso y también entendemos que no todos se sienten cómodos de esta forma, pero hay otras alternativas.


+ Busca grupos de apoyo porque es muy probable que no seas el único familiar o amigo cuyo ser querido tiene determinado diagnóstico. En las clínicas y hospitales puedes encontrar grupos de apoyo de personas que están transitando por situaciones similares a la tuya y que entienden por lo que estás pasando. Integrarte en estos colectivos te puede ayudar a tramitar tu duelo anticipado y a sentirte acompañado y acogido en el proceso.


En las clínicas y hospitales puedes encontrar grupos de apoyo de personas que están transitando por situaciones similares a la tuya y que entienden por lo que estás pasando.

+ No descuides tu autocuidado, especialmente para aquellos que son los cuidadores principales de la persona con enfermedad. Es de vital importancia que se busquen y se protejan espacios de autocuidado, estos pueden ser tan sencillos como poder sentarte en silencio 15 minutos en el día, poder ver tu película preferida, encontrarte con amigos y familia.


Si bien es normal y esperado que tengamos duelos anticipados, si tú sientes que ese duelo te está generando demasiado malestar en tu vida, que ya no puedes estar en tu cotidianidad con tranquilidad, que la vida ha perdido su sentido, es necesario que busques ayuda profesional. Esto te va a permitir recibir un acompañamiento en el duelo de forma tal que no sea disruptivo con tu diario vivir.

65 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page