• Lucas Correa

El bachillerato también debe ser inclusivo. 6 pistas para no creer en mentiras



La educación tiene que ser inclusiva en todos los grados, en todos los niveles y en todas las ofertas a lo largo de la vida. Con frecuencia, las familias escuchan decir que en bachillerado "ya no pueden ayudarles", que en la primaria todo era más sencillo, pero que que los ajustes razonables, los apoyos, la flexibilización curricular o en la evaluación ya no es posible, porque en bachillerato "sí se enseñan cosas importantes". Algunos van más allá y dicen que, si se les permite ir al bachillerato sería un "engaño pedagógico".


En esta nota de blog les damos 6 pistas para que esté preparada por si le salen con esta perla y, luego de leerla sepa cómo responder.


Pista 1. El derecho a la educación inclusiva se extiende desde la educación inicial, la preescolar, la primaria, el bachillerato, la universidad y la educación a lo largo de la vida. En todos los grados, en todos los niveles y en todas las modalidades. No es cierto que la educación inclusiva solo aplique a los primeros grados o a la primaria y, que a medida que se avanza y se vuelva más complejo ya no sea posible.


Todas las normas sobre el derecho a la educación inclusiva aplican a todos los grados y los niveles educativos. No existen excepciones que permitan negar el paso al bachillerado o negar el PIAR, los ajustes razonables o los apoyos pedagógicos en los niveles más avanzados, o inclusive en la universidad.


Pista 2. No es cierto que en la primaria sea más fácil, solo que es más controlado, hay menos docentes involucrados. Una de las razones por las cuales se percibe que en la primaria es más fácil la inclusión es porque los estudiantes tienen un solo o muy pocos docentes a cargo o, porque en algunos casos, se considera que lo que allí se enseña es más sencillo o se puede prescindir fácilmente (lo cual es falso).


Esto revela una situación preocupante, la poca sofisticación de los apoyos y la soledad en la que se encuentran los maestros a la hora de desarrollar prácticas inclusivas. Si se abandona a los maestros en la implementación de la educación inclusiva, si no se fomentan procesos de innovación y creatividad, si no se fomentan estrategias de intercambio y apoyo entre pares, tenemos todo para fracasar. Los ajustes razonables y los apoyos terminan dependiendo de la suerte o de la voluntad y no se garantiza una transición protegida a medida que se avanza en los grados escolares.


Pista 3. En el bachillerato hay más maestros involucrados, por eso es clave recoger todos los logros de la primaria y garantizar que esos maestros puedan transferirlas a los de bachillerato. Es clave que los logros de la primaria puedan transferirse a los profesores de bachillerato. Esto no siempre se logra, muchas veces porque los maestros de grados avanzados tienden a subvalorar los logros de los maestros de grados iniciales.


Que un estudiante con discapacidad pase al bachillerato no puede significar que se deba empezar de cero. Por ello es clave que el estudiante cuente con un PIAR, que los docentes de primaria puedan reunirse e intercambiar su conocimiento con los de bachillerato, que los acompañen en los primeros meses del año escolar. Esto debe pasar, los coordinadores y rectores deben permitir y vigilar que pase, las familias deben exigirlo.


En esta nota de blog le contamos 7 elementos que no deben faltar a la hora de hacer el PIAR.

Los profesores de bachillerato deben tomarse la tarea en serio. A veces descalifican la labor pensando que es un asunto que solo compete a los profesores de primaria, pero no a ellos, porque enseñan contenidos supuestamente más importantes. Esta es una excusa para no desarrollar una práctica inclusiva.


Pista 4. El PIAR en bachillerato debe liderarlo el docente de grupo, pero en él deben participar todos los docentes que le dictan clase al estudiante con discapacidad. Esta es realmente la complejidad de la educación inclusiva en el bachillerato, se multiplican los maestros y los contenidos. Se multiplican las dificultades y los retos, pero también se multiplican las ideas, las capacidades y las oportunidades de innovar. Es por esto que las familias deben estar atentas y monitorear lo que se hace, pues el riesgo de fracasar es alto, es clave estar atentos, preguntar, exigir, monitorear y quejarse, antes de que sea demasiado tarde.


En esta nota de blog les contamos 7 ideas para que las familias exijan y participen en la elaboración del PIAR.

Pista 5. No es cierto que la flexibilización de los contenidos y de la evaluación no pueda hacerse en el bachillerato. Una de las principales barreras para la educación inclusiva es la negativa a hacer ajustes y flexibilizar los contenidos y la evaluación. Pareciera que el bachillerato se vuelve mucho más competitivo y eso riñe con la educación inclusiva.


Pero la flexibilización en los contenidos y la evaluación siguen siendo centrales en el bachillerato, sin importar la asignatura ni la complejidad. Es allí donde más sentido tienen. Hay que recordar que la educación inclusiva pone en el centro a los estudiantes, no a los conocimientos ni al currículo. Así que no coma cuento.


Pista 6. No es cierto que las personas con discapacidad no puedan graduarse de bachillero si no tienen los mismos conocimientos que los demás. Al final de la trayectoria escolar muchos docentes entran en crisis cuando ven que un estudiante con discapacidad pueden/pueden graduarse y no tiene los mismos conocimiento que sus compañeros o, no sabe todo lo que el currículo exige. Sienten que están engañando a la sociedad en general, porque, como yo mismo lo he escuchado, están certificando que sabe lo mismo y, luego, en la universidad se van a dar cuenta que no sabe lo mismo.


Esto pasa porque algunos docentes creen, todavía, que el cartón de bachiller sirve para certificar conocimientos y, que la educación, es una carrera de obstáculos en donde quienes no logran algunas cosas no pueden seguir adelante. Nada más alejado de la realidad. La educación sirve para aprender cosas útiles para el proyecto de vida, para ser un buen ciudadano, para ser autónomo, independiente y estar incluido en la comunidad. Se vale no sabérselas todas, inclusive olvidar otras.



SUSCRÍBASE A NUESTRA LISTA DE CORREO

© DescLAB | 2020
Aviso de Privacidad - En cumplimiento de la Ley 1581 de 2012 y el Decreto reglamentario 1377 de 2013, le informamos que los datos personales que usted nos ha entregado serán almacenados, usados, circulados, actualizados y en general tratados con lo establecido en las Políticas de Tratamiento de la Información de DescLAB publicadas en la página web www.desclab.com/privacidad. Si desea ser removido de nuestras bases de datos haga click aquí.