Buscar
  • Lucas Correa

Qué significa brindar apoyos para ejercer la capacidad jurídica según la Ley 1996 de 2019.



Los apoyos para tomar decisiones y ejercer la capacidad jurídica son uno de los principales cambios y novedades de la Ley 1996 de 2019. También es uno de los temas más difíciles de entender por parte de las familias y lo abogados. Acá les contamos 5 ideas para entender de qué se trata.


DescLAB, a través de su estrategia #ApoyosParaDecidir, brinda diferentes servicios de asesoría y representación jurídica para ejercer la capacidad jurídica y tomar decisiones con apoyo. Consulte los recursos gratuitos y contáctenos si necesita asesoría o acompañamiento jurídico.


Idea 1. Qué es un acto jurídico.

Los apoyos para tomar decisiones y ejercer la capacidad jurídica son los distintos tipos de ayuda que una persona con discapacidad, o cualquier persona, necesita para llevar a cabo un acto jurídico, es decir crear, modificar o extinguir alguna relación jurídica.


La dificultad está en entender qué es un acto jurídico y qué no lo es. No existe una lista taxativa de qué es un acto jurídico o de qué no lo es. Tampoco existe una clasificación de cuáles actos producen consecuencias jurídicas relevantes y cuáles no. Eso depende de cada persona, de sus intereses y de sus necesidades.


Algunos actos jurídicos comunes que llevamos a cabo las personas son: comprar una casa, arrendarla, venderla, hipotecarla. Abrimos cuentas bancarias, sacamos tarjetas de crédito, compramos cosas por internet, tomamos decisiones sobre nuestro cuerpo, sobre nuestra salud, decidimos si queremos votar en las elecciones y por quién votar, en fin.


Lo que para unos es un acto jurídico relevante, como comprar un celular, para otro que compra leche en la tienda puede no serlo. Al final estamos hablando del mismo acto jurídico: compraventa de un bien mueble, sí, tanto un celular como la leche son bienes muebles, solo que uno vale 2 millones de pesos y otro 3000 pesos. Por eso los apoyos para llevar a cabo actos jurídicos hay que verlos en cada caso concreto, a la medida de lo que decide y necesita decidir cada persona.


Idea 2. Los apoyos para decidir son diferentes al cuidado o a los subsidios que puede recibir una persona con discapacidad.

La palabra apoyos significa múltiples cosas para diferentes personas. Para algunos, apoyo significa cuidar a alguien, prepararle la comida, ayudarlo a bañar, llevarlo al médico. Para otros, apoyo significa subsidios o beneficios económicos que reciben las personas.


Los apoyos para tomar decisiones y ejercer la capacidad jurídica son algo diferente. Son formas de ayuda o asistencia para tomar decisiones, decisiones relevantes para las personas, decisiones de importancia jurídica. Si bien son diferentes, también se relacionan entre sí. Por ejemplo: cuidar a una persona y prepararle los alimentos no es un apoyo para decidir; pero si la persona con discapacidad quiere contratar ese servicio, decidir quién lo cuida, cuánto le paga y cómo lo hace, entonces es posible que para tomar esas decisiones necesite un apoyo. Otro ejemplo: recibir un subsidio de la alcaldía no es una apoyo para tomar decisiones; pero si la persona con discapacidad quiere decidir cómo gastar ese dinero, a quién entregarlo, para eso puede usar un apoyo.


Idea 3. La mayoría de apoyos para decidir son informales.

La mayoría de apoyos que necesitan las personas con discapacidad para tomar decisiones son informales, es decir, están de manera natural en la familia, en la comunidad, en la red de apoyo. Por ejemplo: los hermanos le ayudan a Pedro, quien tiene discapacidad mental a entender las consecuencias de sus actos y de las decisiones, lo acompañan, le explican, él, finalmente toma las decisiones que son relevantes, como la manera de gastar el dinero que gana en su trabajo distribuirlo a lo largo del mes, priorizar los gastos, ahorrar.


María ayuda a su hija Sara, que tiene discapacidad múltiple a tomar las decisiones que para ella son relevantes. Sara tiene un nivel muy básico de comunicación, María es capaz de interpretar si se siente cómoda o no, qué le gusta o que no. María, así, facilita la manifestación de la voluntad de Sara de comer o no algo, de qué ropa usar, de con quién estar y con quién no.


Estos tipos de apoyo no tienen que ser formalizados, están disponibles de manera natural y al alcance de las personas con discapacidad. Pero hay circunstancias en donde es necesario formalizar.


Idea 4. Son las personas con discapacidad quienes deben determinar los apoyos que requieren.

Brindar apoyos no significa decidir por la persona con discapacidad o imponerle los tipos de asistencia y ayuda que requiere. Son las mismas personas con discapacidad quienes, en primer lugar, deben determinar sus necesidades de apoyos y las personas que pueden prestárselos. Eso no sucede de manera automática y para que sea efectivo es clave transformar las pautas de crianza en la familia y el empoderamiento en las mismas personas con discapacidad.

Existen retos para las personas con discapacidad cuando hablamos de toma de decisiones con apoyo. Click aquí para saber más.

Idea 5. Los apoyos para decidir y las personas de apoyo que los brindan son dos cosas diferentes.


Los apoyos son las distintas formas de asistencia que requiere la persona con discapacidad para tomar decisiones y ejercer su capacidad jurídica. Corresponden al «qué» se necesita para tomar decisiones en condiciones de igualdad.


Las personas de apoyo corresponden al «quién» brinda el apoyo, «quién» provee la asistencia que requiere la persona con discapacidad para ejercer su capacidad jurídica en condiciones de igualdad.


En algunos casos las personas que ejercen labores de cuidado podrían ser personas de apoyo para ejercer la capacidad jurídica. Esto es viable siempre que así lo determine la persona con discapacidad o el juez en el proceso judicial. Puede suceder que otras personas que no brindan cuidado sean personas de apoyo.


Los apoyos son distintos de las personas que los proveen. Antes, la interdicción unía los apoyos y las personas que los proveían, al final lo importante no era la asistencia que requería la persona, sino quién lo proveía como representante legal. Eso cambió.


Es un error pensar que el apoyo es lo mismo que la persona que lo provee. Una cosa es el tipo de asistencia que la persona necesita y otra quién provee esa asistencia, esto porque aquello que se necesita puede ser provisto por una o varias personas a lo largo del tiempo.


Se requiere creatividad para saber qué apoyos necesitamos y quiénes deben prestarlos. Las personas con y sin discapacidad deben conocerse y prever necesidades futuras. Las familias necesitan cambiar sus pautas de crianza, los abogados necesitan transformar sus prácticas profesionales. Esos son algunos retos de los apoyos para decidir.


236 visualizaciones0 comentarios