Buscar
  • Lucas Correa

Eutanasia en Colombia: cifras y barreras para ejercer el derecho a morir dignamente en Colombia

Actualizado: 16 feb


Reporte # 4

30 de noviembre de 2021

* La información de esta nota de blog fue publicada por DescLAB en el informe De Muerte Lenta #1.

¿Necesita una asesoría? Contáctenos a través de este formulario, a través del chat de nuestra página o al correo info@desclab.com para recibir información sobre el servicio.


Saber más sobre muerte digna permite desestigmatizar y desmitificar las conversaciones, las las decisiones y el ejercicio de los derechos en el fin de la vida. El derecho a morir dignamente no es solamente un derecho emergente, de creación judicial y multidimensional, es también un derecho que goza de una amplia favorabilidad en la población colombiana, es un derecho cuyo ejercicio y exigencia ha crecido de forma sostenida en el tiempo y que se ejerce en un relativo balance entre hombres y mujeres. Está altamente concentrado geográficamente y en algunas enfermedades. En esta parte del informe detallamos y analizamos las cifras disponibles sobre eutanasia en Colombia, no como un punto de llegada, sino como un punto de partida de los procesos de movilización social y de litigio estratégico sobre el tema.

La muerte digna, un tema con una alta favorabilidad en una sociedad menos conservadora de lo que se nos hace creer.

El 72,5 % de las personas en Colombia están a favor de la eutanasia. De acuerdo con la más reciente encuesta «Colombia Opina» de Invamer, el 72.5 % de las personas en Colombia están de acuerdo con la posibilidad de acceder a la eutanasia cuando se experimente sufrimiento físico y psíquico producto de lesiones corporales y enfermedades graves e incurables. Esa cifra es más alta en las ciudades capitales (76,5 %) que en las ciudades no capitales (68,7 %).

Según esta misma encuesta, sólo el 24,8 % de la población colombiana está en desacuerdo con la muerte digna a través de la eutanasia. Esta cifra es más baja en ciudades capitales (21,7 %) y más alta en ciudades no capitales (27,7 %).



De acuerdo con la más reciente Encuesta Polimétrica solo el 19 % de la población colombiana quiere que la eutanasia sea prohibida de forma completa mientras que el 38 % está a favor de la legalización total y un 37 % permanece en una posición neutra.

Cuando se compara la favorabilidad frente a la eutanasia con otros asuntos que generan debate en la sociedad colombiana, las diferencias que emergen son importantes. Mientras que la favorabilidad de la eutanasia es del 72,5 %, la favorabilidad del matrimonio entre parejas del mismo sexo es del 40,2 %, la favorabilidad de la adopción de menores de edad por parte de parejas del mismo sexo es del 29,7 %, y la favorabilidad de la legalización del tráfico y consumo de drogas es del 23,9 %. Todas son cifras significativamente inferiores a la posición frente a la muerte digna.

Procedimientos de eutanasia realizados desde 2015.

Desde 2015, año en el que se reglamentó la eutanasia, y hasta el 15 de octubre de 2021, se realizaron 178 procedimientos de eutanasia en Colombia en el marco del Sistema de Salud.

Estas son solo las cifras oficiales, es decir, de aquellos procedimientos desarrollados conforme a las normas y en el marco del Sistema de Salud colombiano. A pesar de que el procedimiento está cubierto en el plan de beneficios en salud y es gratuito, muchas personas continúan desarrollando este procedimiento de manera privada y, en algunos casos, ilegal. No es posible estimar el número de eutanasias que se llevan a cabo en las casas, con la ayuda de las familias y profesionales que cobran por ello.


El 2021 es el año con más eutanasias practicadas, en total se desarrollaron 47 procedimientos. Es un número alto si se compara con 2015, primer año de aplicación de la Resolución 1216 de 2015, en el que se desarrollaron 4 procedimientos. Es decir, la práctica de la eutanasia se ha multiplicado por 10,6 en 6 años, una cifra nada despreciable que muestra que, a medida que pasa el tiempo y se habla del tema, más personas están interesadas en que se les garanticen sus derechos en el fin de la vida.

En el 2020 se reportaron 36 casos, este fue el año de la pandemia por Covid-19 y ha sido el único momento en donde los procedimientos llevados a cabo experimentaron una disminución (-18,2 %) en comparación con el año anterior. En 2019 se llevaron a cabo 44 procedimientos (con un aumento del 83,4 %); en el 2018, 24 procedimientos (con un aumento del 50 %); en el 2017, 16 procedimientos (con un aumento del 128 %); en 2016, 7 procedimientos y; en 2015, 4 procedimientos de eutanasia.

Sin embargo, no se trata de cantidad de procedimientos ni del aumento desproporcionado de los mismos. Las decisiones sobre el fin de la vida deben ser tomadas con seriedad y cuidado y, por esto, las personas deben estar acompañadas y asesoradas por la red de apoyo y el Sistema de Salud colombiano.

Hombres y mujeres acceden por igual a la eutanasia.

Mujeres y hombres acceden a la muerte digna a través de la eutanasia en proporciones relativamente balanceadas. No hay indicios que un sexo sea más abierto y dispuesto a querer acceder a la muerte digna. Desde 2015, 96 hombres (53,9 %) y 82 mujeres (46,1 %) se han practicado este procedimiento. La proporción entre procedimientos realizados en hombres y en mujeres se ha desbalanceado levemente en los últimos años, en 2019 la proporción acumulada de hombres correspondía al 51,3 % y la de las mujeres era de 48,7 %.

Ninguna persona trans ni intersexual se ha realizado el procedimiento eutanásico.



Los procedimientos eutanásicos están concentrados en las dos principales ciudades de Colombia

La ciudad de Medellín (Antioquia) es el lugar en donde más procedimientos eutanásicos se han desarrollado. Los 89 procedimientos allí realizados corresponden al 50 % de todos los procedimientos desarrollados desde que se tiene registro en Colombia.

Bogotá, capital de Colombia, es el segundo lugar con más procedimientos practicados con un total de 58 los cuales representan el 32,6 % de todas las eutanasias en Colombia.




Tradicionalmente, Bogotá y Medellín han concentrado cerca del 80 % de todos los procedimientos eutanásicos realizados y describen un relativo balance en los procedimientos (40 - 40). Sin embargo, en 2021, Medellín experimentó un crecimiento del 85,4 % en los procedimientos, pasando de 48 procedimientos con corte al 5 de marzo de 2021 a 89 procedimientos acumulados con corte al 15 de octubre de 2021. En el mismo lapso, Bogotá creció solamente en un 18,4 %, pasando de 49 a 58 procedimientos acumulados.

El restante 16,3 % de procedimientos eutanásicos desarrollados se encuentran Cali (Valle del Cauca) con 17 casos que representan el 9,6 % y Pereira (Risaralda) con 12 casos que representan el 6,7 %. En Cartagena (Bolívar) y Manizales (Caldas) se ha registrado sólo un caso por lugar.

La falta de dispersión geográfica de los procedimientos eutanásicos llama la atención. Es probable que sea más fácil acceder a este tipo de procedimientos en lugares más desarrollados, con una red de prestadores más madura y sofisticada y, por supuesto, lugares en donde el acceso a la justicia y los medios de comunicación es mayor. Esto no quiere decir que en Bogotá y en Medellín el acceso a la muerte digna sea perfecto, pero sí hay un mayor acceso a información, herramientas y recursos que facilita las solicitudes y sus trámites. Ahora, muchas de las barreras solo surgen cuando los procedimientos son efectivamente solicitudes y se lleva un registro de las diferentes actuaciones del Sistema de Salud.

Un procedimiento llevado a cabo principalmente sobre adultos y cuyos tiempos de espera disminuyen.

Todos los procedimientos eutanásicos (178) llevados a cabo en Colombia se practicaron sobre personas mayores de edad, es decir, personas mayores de 18 años. El Ministerio de Salud y Protección Social no registra los procedimientos por grupos de edades, lo cual hace imposible saber, de manera pública y transparente, si este procedimiento se lleva a cabo en mayor o menor medida sobre personas jóvenes, adultas o mayores.

Hasta la fecha no se han practicado eutanasias legales en niños, niñas ni adolescentes. Desde 2017, por orden de la Corte Constitucional a través de la Sentencia T-544 de 2017 y bajo los parámetros establecidos en la Resolución 825 de 2018 del Ministerio de Salud y Protección Social, este procedimiento puede ser practicado a menores de edad, sin embargo, no se ha registrado el primer caso.

El tiempo promedio que tarda el Sistema de Salud para llevar a cabo el procedimiento ha disminuido en los últimos años. Para el corte del 15 de octubre de 2021, el Ministerio de Salud y Protección Social reportó un tiempo promedio de 12 días. En el 2020 reportó un tiempo promedio de 14 días y en el 2019 reportó un tiempo promedio de 17 días. Estas cifras deben ser observadas con especial cuidado, en tanto carecen de sustento suficiente. Será solo hasta la completa y debida implementación del mecanismo de registro ordenado en la Sentencia T-423 de 2017 y desarrollado en la Resolución 971 de 2021 que la sociedad civil pueda conocer con mayor transparencia el número de solicitudes elevadas por los ciudadanos, el tiempo promedio que se tarda convocar el Comité y el tiempo promedio necesario para obtener una respuesta efectiva.

Concentración del procedimiento en personas con cáncer

Actualmente, el 88,2 % de los procedimientos de eutanasia fueron practicados a personas que tenían un diagnóstico relativo al cáncer. El cáncer de pulmón, de colon y de mama son los tres tipos de enfermedad oncológica en que se practican más eutanasias. El restante 11,8 % corresponde a enfermedades no oncológicas, sin embargo, el Ministerio de Salud y Protección Social no detalla estos diagnósticos debido a que, según su criterio, dado pequeño número de procedimientos realizados sería posible individualizar los casos.



La concentración de procedimientos eutanásicos en personas con cáncer se ha mantenido en los últimos años (en marzo de 2021 era del 90,24 % y en mayo del 2020 era del 89,4 %). Sin embargo, debido a la eliminación del requisito de tener una enfermedad en estado terminal mediante la Sentencia C-233 de 2021, es posible prever que el número de procedimientos relativos a diagnósticos diferentes al cáncer aumentará, como, por ejemplo: enfermedades neurodegenerativas, la falla cardiaca y las enfermedades mentales, entre otras.


DescLAB lleva a cabo una estrategia de monitoreo y seguimiento permanente al derecho a morir dignamente, dentro de esta estrategia solicita y difunde periódicamente datos y cifras sobre el tema.

 

¿Necesita una asesoría? Contáctenos a través de este formulario, a través del chat de nuestra página o al correo info@desclab.com para recibir información sobre el servicio.


Reporte # 3

23 de agosto de 2021


* Las cifras indicadas en esta nota de blog fueron reportadas a DescLAB por el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia con corte al 15 de marzo de 2021 y de acuerdo con la Encuesta Colombia Opina # 8 de agosto de 2021 desarrollada por Invamer.


Aunque muchos no quieran creerlo, Colombia es uno de los países más avanzados en lo que a la muerte digna y a la muerte médicamente asistida se refiere. #TomaElControl es la estrategia de DescLAB que brinda información y herramientas para conocer y tomar decisiones sobre el fin de la vida.


En esta nota les contamos 30 cifras nuevas sobre muerte digna en Colombia.


En Colombia hay tres opciones legalmente reconocidas para ejercer el derecho a morir dignamente: el acceso a cuidados paliativos, la adecuación del esfuerzo terapéutico y la eutanasia. Haga click acá para saber de qué se trata cada una.

El 72,5 % de las personas en Colombia están a favor de la eutanasia. De acuerdo con la más reciente encuesta Colombia Opina de Invamer, el 72.5 % de las personas en Colombia están de acuerdo con que las personas puedan acceder a la eutanasia cuando experimentan sufrimiento físico y psíquico producto de lesiones y enfermedades graves e incurables. Esa cifra es más alta en la ciudades capitales (76,5 %) que en las ciudades no capitales (68,7 %), pero en cualquier caso es significativamente alta cuando se le compara con otros asuntos que generan debate en la sociedad colombiana.


Solo el 24,8 % de la población colombiana está en desacuerdo con la muerte digna a través de la eutanasia. Esta cifra es más baja en ciudades capitales (21,7 %) y más alta en ciudades no capitales (27,7 %).


Oficialmente en 123 casos se ha prestado una asistencia médica a través de la eutanasia para morir en Colombia. Desde 2015, año en el que se reglamentó el procedimiento para ejercer el derecho a la muerte digna a través de la eutanasia y, hasta el 15 de marzo de 2021, se realizaron 123 procedimientos de eutanasia en toda Colombia.


Estas son solo las cifras oficiales, es decir, de aquellos procedimientos desarrollados conforme a las normas y en el marco del Sistema de Salud colombiano. A pesar de que el procedimiento está cubierto en el plan de beneficios y es gratuito, muchas personas continúan desarrollando este procedimiento de manera clandestina e ilegal. No es posible estimar el número de eutanasias que se llevan a cabo en las casas, con la ayuda de las familias y profesionales que cobran por ello.


El 2019 fue el año con más eutanasias practicadas, en total se desarrollaron 44 procedimientos. Es un número alto si se compara con 2015, primer año de aplicación de la Resolución 1216 de 2015, en el que se desarrollaron 4 procedimientos. Es decir, la práctica de la eutanasia se ha multiplicado por 9 en 4 años, una cifra nada despreciable que muestra que, a medida que pasa el tiempo y se habla del tema, más personas están interesadas en que se les garanticen sus derechos en el fin de la vida (en 2016: se practicaron 7 procedimientos, en 2017: 16 procedimientos, en 2018: 24 procedimientos).


Sin embargo, no se trata de cantidad. Las decisiones sobre el fin de la vida deben ser tomadas con seriedad y cuidado y, por esto, las personas deben estar acompañadas y asesoradas.


La pandemia del Covid-19 significó una reducción de los procedimientos eutanásicos. En 2020 la cifra de procedimientos disminuyó a 26 casos, un poco más de la mitad de los realizados en 2019 (44 casos). Al 15 de marzo del 2021 se habían realizado solo 2 procedimientos de eutanasia en el año.


Mujeres y hombres acceden a la muerte digna a través de la eutanasia en casi iguales proporciones. No hay indicios que un sexo sea más abierto y dispuesto a querer acceder a la muerte digna. Desde 2015, 67 hombres y 56 mujeres se han practicado este procedimiento.


En #TomaElControl les contamos por qué es una buena idea suscribir un documento de voluntad anticipada. Haga click aquí para leerla.

Bogotá y Antioquia (Medellín) son los lugares en donde mayor cantidad de personas accedieron a la eutanasia. Desde 2015 se reportaron 49 casos en Bogotá y 48 en Antioquia (principalmente en Medellín), es decir, el 79 % de todas las eutanasias practicadas de manera legal en Colombia. Les siguen Valle del Cauca con 13 casos, Risaralda con 11 casos y, finalmente, Caldas y Bolívar, cada uno con un caso.


La falta de dispersión geográfica llama la atención. Es probable que sea más fácil acceder a este tipo de procedimientos en lugares más desarrollados, con una red de prestadores más madura y sofisticada y, por supuesto, lugares en donde el acceso a la justicia y los medios de comunicación es mayor. Esto no quiere decir que en Bogotá y en Medellín el acceso a la muerte digna sea perfecto, pero sí hay una mayor acceso a herramientas y recursos.


No se han practicado eutanasias legales en niños ni en adolescentes. Desde 2018, por orden de la Corte Constitucional y bajo la reglamentación del Ministerio de Salud y Protección Social este procedimiento puede ser practicado a menores de edad, sin embargo, no se ha registrado el primer caso.


Por cada 5 solicitudes de eutanasia se practican 2 procedimientos. Esto prueba que no es una figura de la que se abuse ni que se tome a la ligera, como algunos lo aseguran. El tiempo promedio que tarda el sistema de salud para llevar a cabo el procedimiento es 14 días, cifra que en 2019 había sido reportada en 17 días. Esto no significa necesariamente que se tarde demasiado pues, en los casos en que se autoriza, la fecha del procedimiento es fijada por la misma persona, algunas solicitudes se realizan en periodos de 3 a 5 días.


El 90,2 % de los procedimientos de eutanasia fueron practicados a personas que tenían un diagnóstico relativo al cáncer. El cáncer de pulmón, de colon y de mama son los tres tipos de enfermedad oncológica en que se practican eutanasias. El 9,8 % corresponde a enfermedades no oncológicas, sin embargo, el Ministerio de Salud y Protección Social no detalla estos diagnósticos debido a que, dado el número de procedimientos realizados, sería posible individualizar los casos. Sin embargo, el debate frente a otro tipo de enfermedades está a la orden día.


Desmitificar la muerte y el acceso a una muerte asistida es un asunto de derechos humanos y el objetivo de la estrategia #TomaElControl de DescLAB. Lleve este tema a la mesa del comedor, pregúntese usted qué quisiera, pregúntele a su pareja, a sus padres, a sus hijos. Lo único seguro en la vida es la muerte, así que vale la pena hablar de ella.


DescLAB lleva a cabo una estrategia de monitoreo y seguimiento permanente al derecho a morir dignamente, dentro de esta estrategia solicita y difunde periódicamente datos y cifras sobre el tema.


 

Reporte # 2

15 de marzo de 2021


* Las cifras indicadas en esta nota de blog fueron reportadas a DescLAB por el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia con corte al 15 de marzo de 2021.


Aunque muchos no quieran creerlo, Colombia es uno de los países más avanzados en lo que a la muerte digna y a la muerte médicamente asistida se refiere. #TomaElControl es la estrategia de DescLAB que brinda información y herramientas para conocer y tomar decisiones sobre el fin de la vida.


En esta nota les contamos 24 cifras nuevas sobre muerte digna en Colombia.


En Colombia hay tres opciones legalmente reconocidas para ejercer el derecho a morir dignamente: el acceso a cuidados paliativos, la adecuación del esfuerzo terapéutico y la eutanasia. Haga click acá para saber de qué se trata cada una.

Oficialmente en 123 casos se ha prestado una asistencia médica a través de la eutanasia para morir en Colombia. Desde 2015, año en el que se reglamentó el procedimiento para ejercer el derecho a la muerte digna a través de la eutanasia y, hasta el 15 de marzo de 2021, se realizaron 123 procedimientos de eutanasia en toda Colombia.


Estas son solo las cifras oficiales, es decir, de aquellos procedimientos desarrollados conforme a las normas y en el marco del Sistema de Salud colombiano. A pesar de que el procedimiento está cubierto en el plan de beneficios y es gratuito, muchas personas continúan desarrollando este procedimiento de manera clandestina e ilegal. No es posible estimar el número de eutanasias que se llevan a cabo en las casas, con la ayuda de las familias y profesionales que cobran por ello.


El 2019 fue el año con más eutanasias practicadas, en total se desarrollaron 44 procedimientos. Es un número alto si se compara con 2015, primer año de aplicación de la Resolución 1216 de 2015, en el que se desarrollaron 4 procedimientos. Es decir, la práctica de la eutanasia se ha multiplicado por 9 en 4 años, una cifra nada despreciable que muestra que, a medida que pasa el tiempo y se habla del tema, más personas están interesadas en que se les garanticen sus derechos en el fin de la vida (en 2016: se practicaron 7 procedimientos, en 2017: 16 procedimientos, en 2018: 24 procedimientos).


Sin embargo, no se trata de cantidad. Las decisiones sobre el fin de la vida deben ser tomadas con seriedad y cuidado y, por esto, las personas deben estar acompañadas y asesoradas.


La pandemia del Covid-19 significó una reducción de los procedimientos eutanásicos. En 2020 la cifra de procedimientos disminuyó a 26 casos, un poco más de la mitad de los realizados en 2019 (44 casos). Al 15 de marzo del 2021 se habían realizado solo 2 procedimientos de eutanasia en el año.


Mujeres y hombres acceden a la muerte digna a través de la eutanasia en casi iguales proporciones. No hay indicios que un sexo sea más abierto y dispuesto a querer acceder a la muerte digna. Desde 2015, 67 hombres y 56 mujeres se han practicado este procedimiento.


En #TomaElControl les contamos por qué es una buena idea suscribir un documento de voluntad anticipada. Haga click aquí para leerla.

Bogotá y Antioquia (Medellín) son los lugares en donde mayor cantidad de personas accedieron a la eutanasia. Desde 2015 se reportaron 49 casos en Bogotá y 48 en Antioquia (principalmente en Medellín), es decir, el 79 % de todas las eutanasias practicadas de manera legal en Colombia. Les siguen Valle del Cauca con 13 casos, Risaralda con 11 casos y, finalmente, Caldas y Bolívar, cada uno con un caso.


La falta de dispersión geográfica llama la atención. Es probable que sea más fácil acceder a este tipo de procedimientos en lugares más desarrollados, con una red de prestadores más madura y sofisticada y, por supuesto, lugares en donde el acceso a la justicia y los medios de comunicación es mayor. Esto no quiere decir que en Bogotá y en Medellín el acceso a la muerte digna sea perfecto, pero sí hay una mayor acceso a herramientas y recursos.


No se han practicado eutanasias legales en niños ni en adolescentes. Desde 2018, por orden de la Corte Constitucional y bajo la reglamentación del Ministerio de Salud y Protección Social este procedimiento puede ser practicado a menores de edad, sin embargo, no se ha registrado el primer caso.


Por cada 5 solicitudes de eutanasia se practican 2 procedimientos. Esto prueba que no es una figura de la que se abuse ni que se tome a la ligera, como algunos lo aseguran. El tiempo promedio que tarda el sistema de salud para llevar a cabo el procedimiento es 14 días, cifra que en 2019 había sido reportada en 17 días. Esto no significa necesariamente que se tarde demasiado pues, en los casos en que se autoriza, la fecha del procedimiento es fijada por la misma persona, algunas solicitudes se realizan en periodos de 3 a 5 días.


El 90,2 % de los procedimientos de eutanasia fueron practicados a personas que tenían un diagnóstico relativo al cáncer. El cáncer de pulmón, de colon y de mama son los tres tipos de enfermedad oncológica en que se practican eutanasias. El 9,8 % corresponde a enfermedades no oncológicas, sin embargo, el Ministerio de Salud y Protección Social no detalla estos diagnósticos debido a que, dado el número de procedimientos realizados, sería posible individualizar los casos. Sin embargo, el debate frente a otro tipo de enfermedades está a la orden día.


Desmitificar la muerte y el acceso a una muerte asistida es un asunto de derechos humanos y el objetivo de la estrategia #TomaElControl de DescLAB. Lleve este tema a la mesa del comedor, pregúntese usted qué quisiera, pregúntele a su pareja, a sus padres, a sus hijos. Lo único seguro en la vida es la muerte, así que vale la pena hablar de ella.

 

Reporte # 1

8 de mayo de 2020


* Las cifras indicadas en esta nota de blog fueron reportadas a DescLAB por el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia con corte al 8 de mayo de 2020.


Aunque muchos no quieran creerlo, Colombia es uno de los países más avanzados en lo que a la muerte digna y a la muerte médicamente asistida se refiere. #TomaElControl es la estrategia de DescLAB que brinda información y herramientas para conocer y tomar decisiones sobre el fin de la vida. En esta nota les contamos 15 cifras sobre muerte digna en Colombia.


En más de 94 casos se ha prestado una ayuda médica para morir en Colombia. Desde 2015, año en el que se reglamentó el procedimiento para ejercer el derecho a la muerte digna a través de la eutanasia, se han llevado a cabo 94 procedimientos de eutanasia en toda Colombia.


Estas son solo las cifras oficiales, es decir, de aquellos procedimientos desarrollados conforme a las normas y en el marco del sistema de salud colombiano. A pesar de que el procedimiento está cubierto en el plan de beneficios y que es gratuito, muchas personas continúan desarrollando este procedimiento de manera clandestina e ilegal. No es posible estimar el número de eutanasias que se llevan a cabo en las casas, con la ayuda de las familias y profesionales inescrupulosos que cobran por ello.


El 2019 fue el año con más eutanasias practicadas, en total se desarrollaron 35 procedimientos. Es un número alto si se compara con el 2015, primer año de aplicación de la Resolución 1216 de 2015, en el que se desarrollaron 4 procedimientos, es decir, la práctica de la eutanasia se ha multiplicado por 9 en 4 años. Una cifra nada despreciable que muestra que, a medida que pasa el tiempo y se habla del tema, más y más colombianos están interesados en que se les garanticen sus derechos en el fin de la vida (en 2016: se practicaron 7 procedimientos, en 2017: 16 procedimientos, en y 2018: 23). Pero no se trata de cantidad. Las decisiones sobre el fin de la vida deben ser tomadas con seriedad y cuidado, las personas deben ser acompañadas y asesoradas.


Mujeres y hombres acceden a la muerte digna a través de la eutanasia en casi iguales proporciones. No hay indicios que un sexo sea más abierto y dispuesto a querer acceder a la muerte digna. Desde 2015, 48 hombres y 46 mujeres se han practicado este procedimiento.


Bogotá y Antioquia (Medellín) son los lugares en donde mayor cantidad de personas accedieron a la eutanasia. Desde 2015 se reportaron 41 casos en Bogotá y 33 en Antioquia (principalmente en Medellín), es decir, el 78.7 % de todas las eutanasias practicadas de manera legal en Colombia. Les siguen Risaralda y Valle del Cauca con 9 cada uno. Finalmente Caldas y Bolívar, cada uno con un caso.


La falta de dispersión geográfica llama la atención, es probable que sea más fácil acceder a este tipo de procedimientos en lugares más desarrollados, con una red de prestadores más madura y sofisticada y, por supuesto, lugares en donde el acceso a la justicia y los medios de comunicación es mayor. Esto no quiere decir que en Bogotá y en Medellín el acceso a la muerte digna sea perfecto, pero sí hay una mayor acceso a herramientas y recursos.


No se han practicado eutanasias legales en niños ni en adolescentes. Desde 2018, por orden de la Corte Constitucional y bajo la reglamentación del Ministerio de Salud y Protección Social este procedimiento puede ser practicado a menores de edad, sin embargo, no se ha registrado el primer caso.


Por cada 5 solicitudes que se hacen al sistema de salud sobre la eutanasia se practican 2 procedimientos. Esto prueba que no es una figura de la que se abuse ni que se tome a la ligera, como algunos pensaban. El tiempo promedio que tarda el sistema de salud para llevar a cabo el procedimiento es 17 días. Esto no significa necesariamente que se tarde demasiado pues, en los casos en que se autoriza, la fecha del procedimiento es fijada por la misma persona, algunas solicitudes se realizan en periodos de 3 a 5 días.


El 89% de los procedimientos de eutanasia fueron practicados a personas que tenían un diagnóstico relativo al cáncer. El Ministerio de Salud y Protección Social no reporta otros diagnósticos debido a que, dado el número de procedimientos realizados, sería posible individualizar los casos. Sin embargo, el debate frente a otro tipo de enfermedades está a la orden día.


DescLAB lleva a cabo una estrategia de monitoreo y seguimiento permanente al derecho a morir dignamente, dentro de esta estrategia solicita y difunde periódicamente datos y cifras sobre el tema.

22.415 visualizaciones0 comentarios